ENFOQUE

Sin lugar a duda, la problemática urbana en general posee una influencia  directa sobre la calidad  de vida de la población. De tal manera que, una ciudad con deficiencias en la infraestructura, o con falta de  cobertura de los equipamientos y servicios básicos o con carencias en el parque habitacional, no podrá  ofrecer  un adecuado marco  para el desarrollo de las actividades humanas. En consecuencia, para  tratar  el  tema  de  la  calidad  de  vida  en  el  AMBA,  se han tomado en cuenta variables que pertenecen  al  campo  urbanístico  y  al socioeconómico. En función de los datos disponibles, se ha configurado el concepto de calidad de vida a partir de los siguientes indicadores:

El desarrollo no planificado del Conurbano bonaerense es un factor que incide en la calidad del entorno. El crecimiento de la urbanización en forma espontánea da como resultado un parque habitacional de baja calidad edilicia y de baja rentabilidad de los servicios, debido a la dispersión del hábitat y al alto costo que implica la provisión de infraestructura. En general, los partidos periféricos albergan los sectores de menores recursos, los que económicamente no están en condiciones de mejorar su entorno inmediato. En la mayoría de estos partidos se agrega a la baja calidad del hábitat el grado de deterioro del entorno. Los asentamientos populares se encuentran emplazados en zonas bajas e inundables carentes, en forma total o parcial, de infraestructuras. 

No sólo los asentamientos de las clases marginales son aquellos que ostentan los problemas ambientales más graves. En el Conurbano, muchos de los barrios que han sido producto de la autoconstrucción se encuentran carentes de servicios adecuados, o pésimamente localizados en cuanto a las características del relieve.

TEMAS:

VIVIENDA
La vivienda subnormal y el hacinamiento aparecen en altos porcentajes. La calidad del hábitat es un concepto estrechamente vinculado con la calidad del entorno urbano. Con un parque habitacional con grandes carencias no se puede configurar un ambiente de calidad. Para medir este ítem, se consideró como “vivienda subnormal” a aquellas que no pertenecían a las categorías “Casa tipo A y Departamentos”, determinadas por el Censo de Población y Vivienda de 1991. Aplicando esta categorización se observa que sólo la Capital Federal y el partido de Vicente López tienen menos de un 5% de vivienda subnormal. A medida que uno se aleja de Buenos Aires, los partidos poseen porcentajes mayores de viviendas de baja calidad. En la condición de máxima criticidad se encuentra F. Varela, Gral. Sarmiento y Moreno, con porcentajes mayores del 50%. Debe señalarse además que en estos partidos que muestran las mayores carencias, gran parte de los ocupantes de las viviendas revisten en la categoría de propietarios.


SERVICIOS BÁSICOS
Por otra parte, la presencia o no de redes de infraestructura también configura la calidad del hábitat. En este caso, los partidos con mayores déficits en cuanto a la calidad de la vivienda, acusan también carencias en relación a la provisión de servicios y se ubican en la categoría que sólo entre el 10 y al 20% de las viviendas particulares cuentan con servicio de agua por red, el mismo porcentaje se observa con referencia al servicio de saneamiento por red. Los partidos que presentan los mayores déficits son los de Gral. Sarmiento y E. Echeverría, con una cobertura menor del 10% del total de las viviendas particulares. En el extremo opuesto se ubican la Capital Federal y Vicente López con más del 90% de las viviendas particulares conectadas a redes de servicios.


EDUCACIÓN
Uno de los indicadores más ilustrativos para definir el nivel de desarrollo alcanzado por los partidos, es el de población que estando en edad escolar nunca asistió a un establecimiento educativo. Comparando la situación de los partidos del AMBA se desprende que los más desfavorecidos según los datos elaborados a partir del Censo de 1991, son Moreno, E. Echeverría y F. Varela, quienes poseen más de un 5% de su población que nunca asistió a la escuela. Por el contrario, los que acompañan a la población con las cifras más bajas son: San Isidro (1,88%) y Vicente López (1,33%). Coincidentemente estos dos partidos son los que poseen mayor porcentaje de población universitaria (superior al 13%). En general, en el resto de los partidos esta cifra no supera el 5%.   



SALUD

En lo que se refiere al sector salud, se ha estimado la posibilidad de acceder a las prestaciones que posee la población. Para ello, el indicador que se ha adoptado es la relación camas/1000 habitantes, considerando solamente las entidades de nivel oficial. 
 


NIVEL SOCIO-ECONÓMICO:
Como se señalara anteriormente el aspecto socioeconómico gravita de forma significativa. En este sentido, la estratificación de la población por nivel socioeconómico es un indicador que aporta información adicional. Para tratar este punto se ha partido de los datos que surgen del estudio realizado por los licenciados Maria. Ignacia Olcese y Leopoldo Schapira para FE.ME.SA. (1995). El objetivo de dicho estudio consistió en  determinar un índice del nivel socioeconómico de la población de cada una de las fracciones censales de los partidos bajo la jurisdicción de FE.ME.SA. 
 


NECESIDADES BÁSICAS INSATISFECHAS

El estudio de las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) de la población sintetiza, en parte, aquellos aspectos cuyo tratamiento no puede ignorarse al hablar de Calidad de Vida. Los informes realizados por el INDEC para los años 1980 y 1991, se basan en el método de las NBI, que consiste en la definición de un conjunto de necesidades básicas con sus respectivos componentes.
 

 

 

 

Hogares: Mas de 1.5 Personas por cuarto (1991)

Villas de Emergencia: Participacion de la Poblacion que vive en Villas de Emergencia

Educacion: Nivel de Enseñanza Alcanzado (1991)

Salud: Nivel de Cobertura

Distribucion porcentual de la poblacion por niveles SocioEconomicos(1991)

Necesidades Basicas Insatisfechas: Poblacion con NBI por Partido

 

 

• URBANISTICAS • SOCIOECONOMICA • CALIDAD DE VIDA • PRODUCTOS • INICIO •